Archivo de la etiqueta: positivo

Encontrar Alegría en lo Cotidiano

ONEMINUTEPHOTO¿Qué necesitas para ser feliz? Piensa en ello.

Vale, yo también quiero un millón de euros. Eso me haría muy feliz y de hecho, mi pareja y yo hemos hablado extensivamente de todos los planes que tenemos previstos cuando seamos euromillionarios.

Pero no quiero que reflexiones en lo que podrías poseer, sino en lo que realmente necesitas.

  1. Aire puro.
  2. Comida.
  3. Abrigo y casa.
  4. Personas que te amen incondicionalmente: familia, amistad, pareja. 
  5. Poder desarrollarte como persona

Estos cinco elementos son fundamentales, ¿verdad? Parece que cuando alguno falta, nuestra vida cojea.

Sin embargo, dejamos de prestarles atención en pos de otras cosas, no tan necesarias y más superficiales, destinadas a adornar nuestra vida.A veces, incluso despreciamos estos pilares básicos de nuestra felicidad.

Por eso, el ejercicio que quiero que practiques hoy es encontrar alegría en las cosas simples, las que están a tu alcance. Lo que parece insignificante, como tomar una buena taza de café. Sin verla como un rescate porque tienes un duro día por delante, sino como un placer en el que puedes concentrarte y a la vez relajarte, estar en el momento.

Encuentra la belleza en todas las personas con las que interactúes hoy.  Son personas que vemos todos los días: algunas veces están alegres, otras tristes… Habla con ellas, sé amable, dedícales una sonrisa. Estos gestos crean belleza en tu interior y la transmites. Te dan la paz necesaria para ser lo suficientemente sabio y dejar el ego atrás para poder observar lo bueno y lo bello de la persona con la que hablas.

Presente Simple es un blog que creé por mi necesidad de hacer la vida más sencilla y poder transmitir el mensaje que creo más valioso: deja de hacerte daño, quiérete, explota todo tu potencial y sé compasivo con los demás, que están en un proceso de crecimiento tan importante y tan difícil a veces como el tuyo.

Cuando simplificamos nuestra vida, cuando hacemos menos pero lo hacemos poniendo todo nuestro ser, concentrándonos en mejorar a cada paso, riéndonos de todos los errores una y otra vez, atraemos la felicidad.

Eso es: la felicidad se trabaja, se atrae, se cultiva cada día. ¿Qué vas a hacer hoy para plantar una semilla de felicidad?
Compártelo conmigo en un comentario. ¡Aunque sea el tener un millón de euros! ;)

Sobre ser real, honrar tu propia esencia y dejar de tratar de impresionar a los demás.

Si abres una revista por cualquier página, está llena de bellas imágenes idealizadas de mujeres, niños, casas. Por un momento te paras a admirarlas y a decir, ¡voy a probar esto! ¿Y si me pongo de rubia? ¡Un videojuego nuevo! ¿Me traerá esta colonia a un maromo como este? Mañana me la compro.

Después, está ese pequeño resquemor que te recuerda que ni tú te pareces ni lo más mínimo a estas mujeres, ni tu casa está ordenada ni tiene la gama de colores más armonizada posible, ni tus hijos se portan tan bien como los niños rubios de Hilfiger. Más bien están cubiertos de chocolate y con los pelos pegados porque aún comen con las manos.

¿Te hacen sentir mal las imágenes idealizadas de las revistas o de los blogs de Internet?

Que no te engañen las fotos. Nadie se las toma en los momentos que más ocurren en el día a día: la batalla de trozos de comida, los juguetes recién tirados en la alfombra, la mañana en que te levantas constipada y ni el maquillaje de teatro te tapa la nariz roja, o el día en que la humedad desafía a tu pelo.

Las fotos están diseñadas para mostrarte un mundo que no existe o que sólo ocurre durante unos segundos.

La vida está llena de momentos caóticos, de peleas con los padres, con los hijos, de casas desordenadas y fregaderos llenos de platos, de niños que lloran… momentos en los que perderás la calma y después la recuperarás.

Esto es la realidad, y es hermosa. Todo el mundo tiene la suya y nadie, absolutamente nadie, vive una vida que pudiera ponerse fotograma a fotograma en el Hola!.

Lo peor es que decidimos creer que sí, pese a que somos seres inteligentes y deberíamos saber distinguir realidad de artificio. Y nos hacemos daño a nosotros mismos con la mayor falacia de todos los tiempos.

Eres genial. Lo estás haciendo lo mejor que puedes, con tus conocimientos y tus posibilidades. Deja de compararte con fulanita o menganito… ellos tienen sus propias luchas internas y algún que otro caos que no se percibe desde fuera.

Vive con todo tu ser y olvida esa costumbre totalmente inútil de compararte con los demás.

Comparte en lugar de compararte, vuelve a ser humano y que no te de miedo ser vulnerable.

whachyootalkinboutwillis, imagen de Richard Watson (c)

whachyootalkinboutwillis, imagen de Richard Watson (c)

Aprende a ser bueno contigo mismo

Who's tahtIncluso aunque pongamos todo de nuestra parte, perdonemos con facilidad y tengamos claro que tratar a los demás con amor es lo mejor que podemos hacer, siempre hay una persona a la que dejamos de lado y a la que hablamos con dureza casi sin darnos cuenta.

Tú. Yo. Nosotros mismos.

¿Cuántas veces nos llamamos, consciente o inconscientemente, torpe, tonto? ¿Por qué no te diste cuenta antes? ¿Es que no aprendes? No nos pillarían nunca hablando así a nadie, entonces, ¿por qué nos hablamos a nosotros mismos con tanta dureza?

Trátate bien, al fin y al cabo, puedes ser tu mejor amiga o ser tu peor enemiga y la elección es sólo tuya.

Da pequeños pasos, regálate momentos de silencio que no cuestan nada. Pídele a los demás que te liberen de tus tareas y date una ducha de agua caliente. ¡Tú lo harías por los demás!

Empieza a tratarte con amor y total aceptación hoy.

 

Imagen cortesía de StockFreeImages.