Posts Tagged ‘construir’

Tu Tiempo: Creando Experiencias con tus Seres Queridos

© Marinomarini | Dreamstime Stock Photos & Stock Free Images

© Marinomarini | Dreamstime Stock Photos & Stock Free Images

Uno de los objetivos de Presente Simple es fomentar el crear experiencias en oposición a la acumulación de objetos.

Llenar el vacío de nuestra vida con cosas no nos hace sentir mejor, más allá de la primera emoción inicial que te da el comprarte algo.

Además, el objeto se rompe. La emoción inicial termina.

Sin embargo, cuando utilizas tu tiempo en crear experiencias, estás trabajando en construir un recuerdo que perdurará. Y más aún, si decides compartirlo con tus amigos, tu familia, tus hijos.

Todos podrán contar en el futuro una historia, desde su punto de vista, sobre esa experiencia que compartisteis.

¿Qué sueles hacer cuando estás en familia?

¿Cómo pasas los momentos de ocio con tus amistades?

Seguro que si echas la vista atrás podrás comentarme aquella conversación tan interesante que mantuviste en un café con tu mejor amiga. Pero no recuerdas las botas tan bonitas que te compraste en 2010 con tanta emoción, ¿verdad?

Sal a la calle, organiza salidas y visitas a sitios que no conozcáis juntos. Enséñales a tus hijos a valorar lo que pueden encontrar en su ciudad, podéis ir a visitar sitios históricos y a aprender más sobre ellos.

Hazte con alguna guía de ocio convencional o alternativo. No tengas miedo de conocer lo que te rodea, te servirá para ver tu ciudad con otros ojos y poder transmitir ese conocimiento a los demás. ¡Muchas conversaciones interesantes pueden salir de estas visitas!

Visita mercados y puestos no tradicionales con tus amigos. Habla con los tenderos, no tengas miedo de pedir consejo sobre cómo elegir lo mejor. Interésate por lo que hacen. Conecta con otras personas, puesto que es lo que nos hace crecer como seres humanos.

Cocina con tus hijos y haz de unas simples galletas un episodio de fiesta harinosa. Prueba con esta receta muy simple de galletas de jengibre. Anímales a cortar sus propias formas originales.

Haz manualidades con tus hijos.  Organiza fiestas de manualidades con tus amigas, acompañadas de buen café. Cread accesorios y regalároslos entre vosotras.

Pinta con tus hijos.

Escucha música y habla sobre ella y sobre lo que te hace sentir. 

Comparte un buen paseo con tu pareja. Id a probar vinos nuevos juntos. Vinos, o cualquier otra cosa que disfrutéis.

Crea experiencias. Construye recuerdos. ¿Qué vas a crear hoy?

Construye tu propia felicidad.

Contruye tu Propia FelicidadHay días en los que estás cansado y todo te sienta mal. La gente a tu alrededor te irrita y cualquier nimia circunstancia cotidiana se convierte en un drama tan enorme, que te da la mejor excusa del mundo para gritar y ser irracional. Para descargar tu ira sobre ti y los tuyos, sobre los vecinos, el compañero de trabajo, la gente por la calle.

Cuando te levantes así y lo notes, niégate a que ese mal humor naciente se apodere de tu día. No lo alimentes, no dejes que crezca, sino haz cosas que te ayuden a cambiar tu actitud, que te aporten la energía positiva que necesitas para no extender el mal “rollo” a los demás y crear un horrible efecto en cadena de gente muy cabreada.

Toma un rato a solas y escucha una canción que siempre te haga sentir bien, todos tenemos una. Yo suelo escuchar cualquier canción del álbum “Rumours” de Fleetwood Mac. ¡Qué maravilla! La tensión se va de tu cuerpo con cada nota y ya eres capaz de ver que si tu hijo llora, es porque está triste y es un niño, y no conscientemente para volverte histérica. Que tu pareja no se ha dejado la tapa del váter abierta para hacerte la vida imposible.

El mundo no está en tu contra y tú puedes hacer de este día que empezó con el pie izquierdo algo maravilloso.

El poder de cambiar nuestras emociones y reacciones está en nosotros mismos. Hay muchas cosas que no podemos controlar, como tampoco podemos hacer que los demás hagan lo que queremos cuando queremos, pero sí cómo reaccionamos a lo que hacen.

Otra técnica que puedes llevar a cabo es hablar contigo de manera positiva. Ya sabes, esas conversaciones que tenemos, interiores, en las que sonamos como  nuestro peor enemigo. Ríete de las contrariedades que ocurran y recuérdate: “hoy puede ser un buen día si yo así lo decido”. O “Hoy voy a hacer de mi día el mejor día posible”.

¡Está en tu mano!