¿Por qué es tan dura la vida?

Where Once Was Wet (paint) (C) Richard Watson

Where Once Was Wet (paint) (C) Richard Watson


¿Te haces a menudo esta pregunta? 

¿Por qué me cuesta tanto hacer las cosas? 

¿Por qué me preocupo si al final, nada sale como yo quiero?

Ahora, quiero preguntarte algo… ¿Te ayudan estas preguntas? 

¿Cómo te sientes, después de hablarte a ti mismo de esta manera?

¿Te sientes con ganas de hacer cosas de un modo diferente, o por el contrario, aún más hundido y más inmóvil?

Vamos a cambiar el diálogo juntos. A partir  de ahora vas a cambiar esta pregunta por:

¿Porqué me sale todo bien? 

¿Por qué soy tan querido, apreciado?

¿Por qué soy tan especial? 

Esto puede parecer un reto al principio, pero te aseguro que alguna respuesta que otra vendrá a tu mente y te llenará de energías para seguir creando experiencias positivas en tu vida.

Estas preguntas no te van a inmovilizar, te van a dar gasolina para moverte hacia adelante. 

Estas preguntas te harán igualmente consciente no sólo de lo bueno que ya existe en tu vida, sino de lo bueno que hay en ti y que ocurrió para que las consiguieras.

¡Pasa una maravillosa semana!

Sandra G.

 

Estás vivo.

Descubre que dentro de un día normal existen oasis de paz esperando a ser descubiertos. No hay un día igual a otro. La mía ha sido utilizar una pausa para correr, disfrutar del sol y del verde de los árboles del parque. Respira, éste es el momento. Estás vivo.

 

10653550_10152705942343707_7470906405564933518_n

Fallece Robin Williams. Seamos conscientes del sufrimiento

Robin Williams falleció en el día de ayer. 

Me entristece la muerte de este actor que me hizo reír, pasar miedo y, sobre todo, emocionarme. ¡Qué don y qué manera de usarlo! Prefiero no pasar punto por punto por sus virtudes y defectos para quedarme con aquello que aportó a este mundo y a mi vida.

Como habréis leído, Robin ha muerto de un aparente suicidio. Lejos de juzgar las causas de su muerte, creo que es una oportunidad para ser compasivos ante la salida que algunas personas toman para acabar con su sufrimiento.

La enfermedad mental es un enemigo invisible que se abre paso en nosotros sin que los demás puedan verlo. Desde fuera, no existe. Tampoco existe compasión para los que la sufren, a los que se les dicen cosas como: “¡venga ya, eso es una tontería!”.

El sufrimiento y el dolor son reales. Y puede ser tan peligrosos como para acabar con la vida de los que los padecen.

Si crees estar padeciendo cualquier síntoma de tristeza del alma, no la ignores y busca ayuda.

Si alguien cercano a ti parece haber perdido la luz, tiéndele la mano.

 

Para visitar y obtener información sobre la importancia de cuidar nuestra salud mental:

Feafes. Por el bienestar global y la salud mental.

 

 

Me siento como un robot

A raíz de la inspiración de esta semana, he decidido tocar este tema que creo que nos afecta a todos, si no en algún momento de nuestra vida, quizá en algún ámbito en concreto, como el trabajo, las relaciones familiares, la de pareja o la manera en la que hacemos cosas básicas, en nuestra rutina diaria.

Somos seres de hábitos, los seres humanos. Haces las cosas de una manera, ésta funciona, al día siguiente repites y pronto encuentras más cómodo seguir actuando de este modo, que de ningún otro. Tener hábitos y rutinas no es negativo, el aprendizaje nos ayuda a reaccionar de manera más rápida ante un problema frecuente, o por ejemplo con el acto de conducir, nos permite ponernos a conducir sin volver a pensar, como al principio, en pequeños detalles de la mecánica.

Sin embargo, nuestro amor por los hábitos va más allá, y nos impulsa a hacer cosas que deberían tener nuestra atención, de una manera automática. El automatismo nos permite dirigir la atención hacia otras cosas, normalmente, a pensar en lo que debes hacer después, o a la conversación que has tenido con el vecino que te ha gritado esta mañana, o a cómo te pone de los nervios que tu pareja no limpie la taza después del desayuno. Te centras en detalles del pasado, o construyes situaciones posibles del futuro, y dejas de prestarle la atención al presente.

En el presente es donde tienes todo tu poder. Y es el único momento que tienes para ejercerlo. Con la práctica continuada de llevar tus pensamientos al pasado y al futuro, estás espantando tu propio poder, desperdiciando tu energía. Un día, y seguro que puedes verte reflejado en estas palabras, sentirás que no tienes capacidad, energía ni ganas, para enfrentarte a cosas básicas. No puedes enfrentarte a otro día “exactamente igual que el anterior”.

Estoy aquí para recordarte que esto no existe. No existe ningún día exactamente igual al anterior si decides vivir en el presente. Por supuesto, puedes también elegir vivirlo como el de ayer y seguir inmerso en tus ensoñaciones pasadas o futuras, entonces sí que será igual.

Puedes elegir seguir siendo un robot… o puedes reclamar tu condición de humano y empezar a vivir en el ahora, observando lo que ocurre ahora, poniendo tu atención no dividida en las personas con las que te cruzas, en actos cotidianos como preparar la comida o hablar con tu pareja, tus amigos o tus hijos.

Puedes también probar a mirar a los ojos a las personas, puedes probar a sonreír por la calle sin razón, puedes atreverte y salir a caminar sin pensar en nada más, sólo sintiendo la brisa o el calor del sol en la piel.

Vive hoy, porque el día de ayer ya lo viviste y no puede cambiarse.

Vive hoy, porque es la única forma de construir un mañana que te haga realmente feliz, casi sin planearlo.

Presta atención a los detalles. Respira hondo. Ofrece tu atención no dividida.

Un regalo de magia y paz está escondido en aprender a disfrutar del presente.

¡Que tengas una feliz semana!

Sandra G.

 ¿No tienes tiempo para leer? Bájate o escucha este artículo en audio aquí.

Prestando atención a los detalles del parque, seco y descuidado. Todo tiene un rincón de belleza.

Prestando atención a los detalles del parque, seco y descuidado. Todo tiene un rincón de belleza.

 

Protege tus sueños

Creo que no hay nadie que pueda crearte mala suerte sólo con sus pensamientos, ni nadie que pueda destrozar tus sueños con sus palabras, a menos que tú le dejes.

Cuando abres la puerta a los demás y a sus opiniones, recuerda que no te están ofreciendo sólo una opinión, sino también un espejo de sus ilusiones y también de sus miedos, fobias y prejuicios personales.

Mientras creas tu fortaleza de protección ante la influencia de estas resistencias ajenas, mantén tus aspiraciones y sueños en secreto. No porque nadie pueda dañarlos, sino porque tomemos estas opiniones como más importantes que la nuestra, matando la semilla de nuestros sueños antes de darles la oportunidad de  nacer.

Cuida de tus sueños en la fase inicial, como si fueran bebés aprendiendo a andar.

Son frágiles, y también increíblemente hermosos y llenos de potencial.

No obstante, necesitan aprender a caminar firme y seguro antes de echar a correr y enfrentarse al mundo.

¿Quieres escuchar este pequeño artículo en audio? Puedes hacerlo aquí. O en la sección de Audio. 

 

Sandra G.

——

Protect your dreams.

I believe that no one can bring you bad luck with just their thoughts, nobody can destroy your dreams with their words, unless you allow them too.

When you open the doors to people and their opinions, remember that their opinions are also a mirror of their own desires, fears, phobias and personal judgement.

While you create a fortress against other people’s resistances, keep your dreams and ambitions secret.

Not because people can damage them but to avoid the danger of giving their opinion more importance than yours, killing the seeds of your dreams before seeing them being born.

Take care of your dreams in the initial phase as if they were babies learning to walk.

They are fragile but incredibly beautiful and full of potential, but they need to learn how to walk steady and safe before being able to run and face the world.

Do you want to listen to this article? You can find the audio here. Or in the Audio page. 

 

Sandra G.

Cómo encontrar tu pasión

¿Estás todavía estás buscando tu camino? ¿Aún no sabes a qué dedicar tus días y sientes (necesitas) que debes elegirlo para poder continuar? ¿Estás frustrado con tu vida laboral que la has dado por perdida y te has centrado en obtener felicidad de tu familia, amigos, hobbies? ¿O simplemente no encuentras ningún camino que realmente te apasione? ¿Piensas que no tienes suficiente talento en ningún área como para destacar? Me apunto a la idea de que esta última pregunta ha sido respondida con un sí.

Si éstos son tus sentimientos, probablemente has abandonado la búsqueda de lo que te apasiona, pensando que esto es algo que sólo algunos privilegiados conocen desde nacimiento. Son gente única que tiene un talento especial para desarrollar y se dedican a cultivarlo desde muy pequeños, llegando a tener éxito en lo que hacen, ¿no?

No.

Todos nacemos con cualidades únicas que apreciamos y cultivamos desde muy pequeños. Como niño que eras, disfrutabas de hacer las actividades sin ningún fin, sólo tu puro placer. ¡Eso es pasión! Después, al crecer, aprendiste que no tenía sentido hacer esto  o aquello con lo que disfrutabas porque no tenía sentido práctico. ¿Qué ibas a hacer con esta cualidad? Desde luego, no ganarte la vida. Eso no tiene ningún fin, deja de dibujar, deja de bailar, deja de canturrear, deja de plantar florecillas… Hemos aprendido a disociar pasión de actividad profesional. Un trabajo es un trabajo, ¿no?

¿Y si te animas a desaprender esta creencia? ¿Y si vuelves a considerar la posibilidad de que tu trabajo puede apasionarte y créeme, debe apasionarte? Le dedicas tantas horas al día como al sueño y casi más que a tu propia familia. Vuelve a considerar su importancia como fuente de satisfacción personal.

Conecta con tus deseos y completa estas frases:

-          Me siento genial cuando ________ (completa con una acción, o tantas como quieras).

-          ¿Cuáles son mis cualidades más visibles? Aquellas que yo aprecio en mí y aquellas que más aprecian los demás.

-          Si no importasen ni el dinero, ni el tiempo, si no me importasen las críticas de los demás, mi edad, si no existieran los PEROS, los SIN EMBARGOS y las excusas, ahora mismo estaría haciendo ________________ (completa con una acción o tantas como desees).

Parte de estas pistas que tu subconsciente te está dando y plantéate de veras, si no merece muchísimo volver a traer la pasión a tu vida.

¡Feliz Semana!

Sandra G.

Caminar mirando al cielo.

Hoy, de camino al trabajo, probé a mirar al cielo más veces de las que miraba al suelo. Me tropecé tres veces. Sin embargo, sonreí durante todo el camino.

Piensa en todas las veces que “miras al suelo” de tu vida sólo por miedo a tropezarte, perdiéndote “el cielo”, esas cosas que están destinadas a iluminarte el día.

Te garantizo que si te caes, volverás a levantarte. No tengas miedo y mira al cielo hoy.

¿Estoy creciendo?

¿Recuerdas cuando eras sólo un niño y cada día era diferente? Siempre había un espacio más para crecer, una cosa que se aprende y que no se sabía antes, un juego distinto que probar en el recreo…

¿En qué momento dejaste de notar que los días eran distintos? Aunque ya no eres un niño, te puedo asegurar que cada día nuevo en que te levantas encierra una nueva aventura, una verdad por descubrir, una conversación interesante y una puesta de sol distinta. Sólo tienes que estar abierto a ver estas pequeñas oportunidades que surgen como brotes casi invisibles en la tierra. Como en el inicio de la primavera, están arraigando sus raíces fuertemente en la tierra, para asombrarte en todo su esplendor en el verano.

Aprende a ver la vida con los ojos tu yo más niño. Y pregúntate, hoy, ¿estoy creciendo?

 

 

Días de lluvia, noches de pesadillas.

Hoy llueve mucho en Madrid, y en casi toda España. A algunos nos molesta, nos incordia el “problema” de que llueva. Ahora qué molestia, tener que ir cargando con el paraguas. ¿Y si cambiamos la perspectiva y aprendemos a ver la lluvia desde los ojos de un niño?

 

 

Si, como yo, has tenido una noche de pesadillas, observa su mensaje. En ocasiones es nuestra intuición indicándonos un mensaje, ¡no lo desdeñes! En otras, sólo te informarán de tus miedos, para hacerte más consciente de lo que debes trabajar en ti mismo. ¡Feliz martes!